Desde mi infancia, he sido una gran apasionada de los perros y de los animales en general, gracias a la afición que nos transmitió mi padre, y posteriormente una de mis hermanas, a la que ayudé largo tiempo en la cría de varias razas como el Basset Hound, Irish Wolfhound o Azawakh de su afijo. Son muchas las variedades de perros que he tenido la suerte de conocer y con los que he convivido, tanto de raza como cruces, ya que mis hermanos y yo recogíamos siempre perros perdidos o abandonados.

Mi primera perra con buen pedigree de mi propiedad fue una boxer, que compré con mis ahorros a la edad de 10 años.

En 1999 decidí empezar a criar con mi afijo propio, Campos del Sur.

Primeramente me dediqué a la cría del Cocker Americano, y después al magnífico Azawakh o Lebrel del Desierto o de los Tuareg. 

Posteriormente me apasioné por otra raza, el Dachshund, Teckel o "perro salchicha", que siempré admiré, y que para mí guardaba cierta semejanza con el Azawakh. 

Mis perros se crían en un ambiente familiar en el campo, con la mayor dedicación y una alimentación cuidadosa.

Tengo la suerte que mi hijo haya heredado nuestro amor hacia los animales y mi pasión por los perros, y ahora es él quién comparte mi afición.